Nacida no invitada

Ha sido un marzo intenso y abril promete otro tanto, el calor, la intensidad del sol hace que algunas incomodidades parezcan más insoportables. Intentamos hacer lo mejor posible en casa, adaptarnos y cada uno busca como estar menos sofocado.

Hace muchos años mi hija preguntó: -Mamá ¿Cómo quiere que la enterremos?

-En un lugar alejado, siembre un árbol de caña fístola, para que florezca en verano y sus hojas en invierno se vean con el verde intenso del cielo, haciendo contraste. —Eso respondí—

Nos hemos reunidos para planificar mis funerales, no quiero dejar conflictos, ni duelos abiertos, es un tema que converso con cada uno de mis hijos de forma recurrente, deseo que entiendan que no seré eterna y deben aprender a caminar con las parejas que han elegido como acompañarles. Ya hemos ido al lugar donde será mi hogar definitivo, alrededor se encuentran piedras gigantes de la época del cuaternario, hay grama natural originaria de la zona, pero será dificil que los árboles se adapten a la zona, así que fuímos a comprar las semillas para hacer el vivero en el lugar, ya empezaron a germinar, las semillas de acacia no necesitan mucho tiempo, solo que variamos algo, media docena de árboles serán flores amarillas y media docena de flores purpuras.

Mi hijo menor aceptó hacerse cargo de los asuntos elementales, ataud, transporte y garantizar la oración del diácono en la comunidad, que en todo caso es su primo, solo asistirán él y su hermano mayor. Mi hija estará con su familia fuera del país cuando esto suceda, no se requiere su presencia, solo debe visitarme una vez al año con su hija para ver los árboles florecer, sobre mi tumba deben poner chavelitas de diferentes colores después de un año. La descomposión de un cadaver necesita mucho tiempo para integrarse a la interior, en menos de un año intoxica las plantas, es por eso que no se recomienda sembrar antes de esa fecha.

Los preparativos pre-funerales nos han costado un poco más, Rodrigo inició su visita con la psicologa desde el año pasado cuando murió su novia, ha ido aprendiendo a soltar, asumir que la muerte es parte de la vida y que las personas nunca se van porque siempre dejan algo de ellas con nosotros. Está en la lectura del Hombre en busca de sentido, todos los días intentamos recordar nuestros momentos juntos, buenos y malos, tristes y alegres. Mi hija y mi hijo mayor ya entendieron que los he dejado formados y que estoy tranquila con las parejas que eligieron para estar con ellos, se ven fuertes.

Antes amanecía triste todas las mañanas, las despedidas no son tan fáciles, pero la psicologa ayudó mucho con esto, me enseñó a enfrentar el rechazo y aceptarlo, eso debe quedar en el pasado y traer a este presente aquellos instantes que necesitan ser relevantes por el aprendizaje que dejaron a mi vida y es legado de mis hijos. Para la psicologa tampoco es sencillo, pero ambas nos comprometimos a hacer el experimento, le dije que quería morir haciendo lo que mejor hice en mi vida y disfruté con placer: Investigar. Ella es especialista en salud mental y el método propuesto es humanista, así que iremos soltando instantes arreglando y al reanudar mi diario, cerrado por tantos años, me permitirá recordar, refrescar, aunque no fielmente. Resulta que el método de la psicologa para comunicarse asertivamente es muy bueno, me hace recordar episodios que creía inexistentes, pero ahí están latentes y haciendome dificil este final de camino. Por estos días disfruto ver como mi nieta se emociona con el celeste cielo, igual que yo cuando era niña, ya le dejé el cielo, el viento de las hojas de los árboles, el sabor a mango y disfrutar tocar sus piecitos con una sonrisa, también le dejo mi amor por los perros, jamás aprenderá a tenerles miedo. En la medida que eso le queda yo suelto y mi vida se vuelve liviana.

Nadie está invitado a mi funeral, puesto que no fui deseada al nacer no soy una invitada a la vida, pero en cambio yo invité a mis hijos a estar conmigo, ellos no me deben nada, los traje al mundo para que me enseñaran a amar y trataron de hacerlo lo mejor posible, son los únicos invitados a mi despedida, porque espero encontrarlos en cualquier otra vida. Dios sabe que en mi nombre debe cuidarlos, puesto que las cuentas que el me debe no las va a saldar así cree millones de universos paralelos.

No tengo amigos intimos, ni amigas cercanas, esta vida me enseñó que todos llegaron de manera temporal ya sea porque deseaban, necesitaban o debían dejarme algo, no habían lazos estableces con los cuales me considere comprometida. Lentamente me fui acercando a la idea que el viaje ya era inevitable, en un primer momento no quieres irte sola, pero en el universo nadie está completamente solo, por la mañana un par de colibrí se acercaron donde estaba con mi nieta, se posaron en las flores que ella tocaba y me pareció que se conectaban con ella como de lo más natural se tratase, le mandé saludes a Chaucito en donde quiera que Dios lo tenga, fue una ilusión que intensificó mis deseos de escribir, así como llegó se fue. Es el último recuerdo con personas ajenas a mis hijos que estos liberando.

Según la psicologa el experimento es doloroso, le digo que solo duele la primera vez, una vez que ella lo haga por segunda vez será mucho más fácil y se convertirá en una partera de la muerte, que invitará a muchas personas a despedirse, incluso a estas que no fuímos invitadas a la vida y por alguna razón nos deslizamos por la puerta del vientre de cualquier mujer, porque teníamos que traer a otros que si eran invitados, si miras esta perspectiva humanizas la muerte y te abrazas a ella, sientes su ternura que viene del universo, ya no la rechazas.

Faltan las hermanas, que realmente existen, ellas hacen el verdadero ritual, unidas desde los diferentes partes del mundo, un lenguaje común nos ha unido, deberán hacer las ofrendas y abrir todas las puertas del universo, por ellas entraré y encontraré el retorno a la vida, en cualquier umbral, en cualquier horizonte y no se si seré invitada, pero de acá llevo la experiencia que eso ya no importa, lo único que deberá importar es transitar por los senderos dejando vida en mi rastro. Los árboles estarán trenzados formando una figura geométrica, sobre la cual las hermanas harán la fiesta.

Me duele la cabeza, como todos los días a esta hora, más tarde dolera un poco la garganta y afuera mi nieta intenta convencer a su madre que tiene sueño. En algo no me equivoqué, ella es una elegida, se entiende muy bien con animales y plantas.

Aún el niño que no se calla

Arte Beksinky

Nadie necesitaba el amor de ella, más que él. ¿Qué siente un niño cuando en la edad que le corresponde no recibe el amor materno? No lo sabía, así como no sabe lo que siente un niño que recibió el amor materno, es una cuestión de experiencia vital.

Nació dos meses después que murió su hermana, la madre tenía la esperanza que en vez de él nacería ella nuevamente. No lo quiso poner en su pecho, en su interior deseaba que muriera, un varón parecido al padre,  era como una maldición. Lo comparaba con la bella tez de la niña blanca, si por lo menos se hubiese parecido a su propio padre, tendría consuelo en su pérfil indio.  La abuela escuchó los gritos del niño, con energía se acercó a la hija y le reclamó: ¿Porqué no le das de mamar?

Con más desprecio que tristeza respondió: !Dejelo que se muera! Yo no quería otro varón.

La abuela lo tomó en brazos, le dio un cocimiento de comino y aniz para dormirlo, en adelante ella se haría cargo de alimentarlo con leche de cabra o darle suero de vaca con atol de millón, cuando pudo ponerse los deditos en la boca le dió su primer plato de tortillas con frijoles.  Caminó a los nueve meses, iba tras  la madre que cargaba en su vientre la esperanza de una niña, a veces se ilusionaba con la idea que nacería nuevamente la difunta.  Otro parto, otra decepción, una niña morenita y parecida al padre, que maldición estaré pagando, preguntaba a su madre.

Crecieron juntos, ambos añorando el amor de la madre, no había otra forma de buscarlo, el servilismo comienza en los brazos que te son negados.  Eran fieron enemigos en contienda, ambos querían alcanzar su afecto, querían recibir las caricias que miraban dar a los otros, de tanto desearlas terminaron odiándolas.  Aprendían a darse caricias a golpes, solo eran importantes cuando estaban frente a un buen pleito.

-¿Qué miras en mis cuadernos? -preguntaba él.

-Tenés mejor letra que la mía- decía ella.

-Yo soy mejor que vos en todo, vos sos fea por eso nadie te quiere.

-A mi que me importa que la gente no me quiere, baboso muerto de hambre.

-!Bah! bruta, la letra de nosotros dos es igual y nos parecemos a la familia de mi papa.

Caminaban juntos, la gente creía que eran gemelos, les pusieron grilletes apenas empezaron a caminar, ella debía vigilarlo e informar todo lo que hacía, él debía vigilarla y decir todo lo que  hacía. No se confiaban ni el número de tortillas que comían, pero si algo sucedía a uno el otro debía socorrerlo inmediatamente, podía ser algo nefasto no haber informado oportunamente que él otro andaba en problemas.

-¿Te duele mucho el brazo? -le preguntó aquel día cuando ambos competían por bajar una fruta y regalarsela, él calló del árbol y se fracturó su brazo izquierdo, la madre lo levantó a golpes del suelo. Ella lloraba, se sentía culpable, no debió hacerle creer que subiría al árbol, no tenía intenciones de hacerlo, era guayaba lisa.

-Si, pero soy hombre, los hombres no deben llorar y por eso me pegó, no es mala.

-¿Te va a quedar como bejuco doblado?

-Dice el sobador que no.

No había memoria de sus caricias en la piel de ellos, solo las cicatrices que la vida les iba dejando. ¿Qué sería mejor? -Qué te dejaran tirado en el camino o estar condenado a creer que tienes madre y vivir en el servilismo permanente. La madre cada día le recordaba que su vida era un deseo de la abuela, si de ella hubiera dependido estaría muerto.

-Ma, ya que no lo quería y ahora está vivo, por lo menos debería callarse.

-Vos también deberías estar muerta, nunca serás mejor que la niña, tan blanca y tan linda, vos tan fea y ordinaria.

-Ma, que eso no me importa, comprese una gringa a ver si le hace las tortillas.

Ella llegó pronto a la conclusión, no me quiere porque no soy varón o le hizo falta su niña, que coman mierda todos juntos, gran cosa que lo quieran a una, si total todos quieren lo mismo: -Qué desee tener hijos y aprenda a hacer tortillas.

Cada persona es distinta con sus carencias, él siguió por el camino de la oveja negra para mantenerla amargada y pendiente de todo el dolor que le causó con su rechazo.  Ella se fue un día a buscar el amor de su vida como Eréndira, lo persiguió hasta encontrarlo y terminó concluyendo sobre lo mismo: -No es la gran cosa, todos los seres humanos son iguales, vulnerables y defectuosos, carentes de sentido y con poco sentido del humor sobre lo que es realmente importante.

Rompió los grilletes que le unian, a él parecían hacerle falta y la buscaba como una sombra que acecha, al comienzo le tenía miedo, después pensó que era como un perro malcriado que ladra pero no muerde.

La madre y su instinto, poco a poco se fue callando en su insconciente, ¿qué fue lo que no tuvo? ¿Cuáles fueron sus carencias o excesos? Finalmente la escucho decir: -No quería tener hijos, odié a mi mamá porque quiso salvarlos y a tu papá por no dejarme usar anticonceptivos.

-Ma, está bien, usted tenía derecho a no parirnos, a mi no me importa, si nacía bueno y sino también, pero a ellos les duele que se los diga, aprenda a quedarse callada.

-Te detesto, quisiera poder hacer las cosas como vos lo haces, ellos te quieren a vos y no a mi.

-Ma, es injusta, la quieren a usted, aprenda a querer a los que quieren estar con usted y deje ir a quienes no desean estar con nosotros, esa es la maldición, todo el tiempo quiere al que no está y nos hacer sufrir a nosotros por ellos, una no puede querer a alguien cuando ya se ha ido o no nos desea cerca.

Aún las miradas, aún los gritos de hambre del niño que no debió hacer nacido, aún la ausencia de la niña que murió de diarrea, aún la ausencia de la madre que se fue sin hablar con ella, aún la ausencia del hijo que la abandonó sin querer volver a verla, aún la ausencia del hombre que dejo morir despojado en una hamaca, aún la ausencia de la hija errante que no vuelve, aún la ausencia de todo lo que se ha ido y no regresa. Aún la presencia del hijo que no conoció su amor materno, aún la presencia del hijo que perdonó todos sus abusos, aún la presencia del padre que no tuvo voz en toda aquella historia.

Así hay hombres, parecen estar ausentes, parecen ser inocentes,  son como Dios, omnipresentes y nunca culpables.

Un día en el cautiverio

Cuando estás sola, hablo en femenino porque soy mujer, no tienes amigas o alguien que te pueda guiar, crees que tu universo es único. Deseas jugar y no puedes, porque mamá tiene que dormir, hay que hacer la comida de los hermanos, lavarles y si acaso queda un cachito de tiempo para la tarea pendiente, aunque te van a castigar por ocupar tiempo de casa en tareas de la escuela. Debes recurrir a la inteligencia a muy temprana edad, hacer las tareas en la escuela y lograr que la maestra te las revise de primero, aunque ella no entienda tu apuro, si le llevas un mango todo los días puede que ella no olvide tu rostro y priorice tu interés por cumplir para todos.

La imaginación es importante, divertirte mientras otros creen que sufres por hacer el oficio, cuentas las veces que das vuelta a la máquina de moler y cuentas las pelotas de masas que vas repasando, las matemáticas funcionan, calculas la cantidad exacta de maíz para 40 tortillas, después calculas la cantidad de veces que debes caminar al río para llenar los bidones de 50 litros de agua para cocinar y beber. Sabes que por lo menos irás 10 veces al río y podrás saltar entre los árboles secos que están tirados en el camino, con suerte encontrarás ranas o bumbulunes, jugarás un rato y luego irás río arriba para ver las piedras nuevas que se arrastran.

Regresas a casa, el almuerzo, hay que hacer la comida y llevarla al campo, te quedarás ayudando con los bueyes o toca arrancar y desbrozar frijoles. Regreso a casa, cocer maíz, hacer café y preparar la ropa para lavar, regresas a las cinco con los pies helados, lista para hacer la cena. Preparas tu propio cándil, hay que leer la Biblia, proverbios, transcribir para no olvidar la ortografía. Mientras, afuera todos ríen de los chistes vulgares, escuchan los cuentos de Pancho Madrigal o cualquier babosada en la radio, hace mucho tiempo que no me prestan la radio. Ya di de cenar a la mona-chilindrina, mamá dice que no le de importancia que aprovechará al pariente que la quiere comprar porque ella no tiene ropa nueva y desea un pantalón azul. La mona es mi hermana, jugamos, peleamos, corremos, en la soledad de casa ella habla conmigo, aprendí su idioma y nos entendemos, hasta le hice vestidos, pero no le gustaron.

Mis primas se reían de mi hermandad con la Chilindrina, ella se sienta en mi hombro, enrolla su cola en mi cuello, enreda mi pelo, empezamos a emitir los sonidos guturales, ju ju ju ju ju ju… aaaaaaaa….. ju ju ju ju… aaaaaa…aaaaaaaaa…uuuuuuuuu. Eso es cuando estamos felices, pero si se enoja chilla ggggaarrrrrr…arrrrrr….orrrrrrrr, oooooooooo… uh uh uhhhhhhhhhhh…… Durante más de un año fuímos muy buenas hermanas, ella aislada de su manada, yo aislada de todos, hubo días que aprendí a colgarme de los árboles solo con las piernas y dejar la cabeza hacia abajo, mientras me balanceaba y más de una vez di cuenta de lo duro que es el suelo con mi cabeza. No tenía cola para agarrarme de las ramas, pero aprendí a saltar entre ellas, arriba de los árboles mi mamá no podía bajarme y más de una vez me perdí en el bosque, huyendo de sus palizas.

Siempre me pregunté ¿porqué tenía tantos deseos de llorar cuando fui al zoológico de Washington? ver el rostro triste de los gorolilas, los hurangutanes, los chimpances, me llenó el alma de tristeza, podía sentir la humillación de las madres con sus bebes en brazos. Aunque Chaucito siempre molestaba por mis monadas, es que no es capaz de entender cuando un ser humano vincula su soledad a otra especie, que es posible conversar con ella y establecer una conexión para toda la vida. La Chilindrina con sus sonidos me enseñó todo lo que era posible aprender de los primates, jugar y dejarse acariciar por ellos.

Un día en el cautiverio, pasé muchos años en cautiverio, sin las caricias en mi pelo, sin unas manos suaves que desenredaran mi pelo, solo la Chilindrina lo enredaba a manera de cariño, por ende me mantenía hedionda a mona, pero era mi universo y me lo arrebataron. Así me han ido arrebatando todos los universos creados por mi imaginación, tanto que a veces me gustaría encontrarme con la chilindrina y decirle que el ser humano odia a las otras especies porque ni él mismo se quiere, porque ya nació sin la capacidad de brindar ternuna, que la ausencia de bondad en su corazón lo obliga a torturar a los otros… Así era chaucito, petulante y atrevido, muchas veces me pregunté ¿A él también lo tuvieron cautivo?

El pájaro del dulce encanto

Pocas veces se me ocurre escribir en este espacio uno de mis sueños, pero anoche todo fue irregular, calor al acostarme, dolor de cabeza, le certeza que algo no estaría bien el día de hoy. Por primera vez contaré un sueño literal, probablemente es producto de las conversaciones que he tenido de forma frecuente con un joven.

Llevaba mi mochila, como lo hago desde los 15 años, significa que llevo 42 años teniendo una siempre. El dundo estaba a mi lado y dijo: -No vayas tras nada, ya te dije lo que sucedió en esa búsqueda del pajaro del dulce encanto.

-A lo mejor no buscaste en el lugar correcto, estoy segura que existe y me adentraré en el bosque, evitaré las piedras que hablan, debe existir un pajaro de dulce encanto para mi.

El dundo me miró largamente, se veía triste, pero no dijo nada y se esfumó.

Comencé mi largo camino en la búsqueda del pajaro del dulce encanto, lo imaginaba grande, con sus hermosas alas azules y su copete dorado, con un canto celestial como puede escucharse en las melodías japonesas. Pasaría por manantiales, bosques verdes y vería especies silvestres jamás vistas por ojos humanos, todo sería como una paraíso.

Una sombra oscura se puso a mi lado, me seguía a todas partes y su presencia me era indiferente, no me asustaba y no me alegraba, era insensible a su energía. Entendì que esa sombra necesitaba saber lo que yo pensaba, pero incapaz de comunicarse conmigo, simplemente ignoraba que existía el pajaro del dulce encanto.

No habían bosques floridos, ni manantiales, eran árboles como cualquiera, caminos lodosos, aves normales, una que otra serpiente cruzando las veredas, en alguna parte se escondió un topo y el sonido de las chicharras veraneras invadían todo el ambiente. Llegamos a un acantilado, una cascada ordinaria salía de alguna parte, arañas gigantes construian telas por donde estaba el agua, quise tomar agua y vi las piedras milenarias, amarillas, agua transparente brotaba y el fondo unos gusanos nadaban, eran larvas de libelulas gigantes.

Empezamos a caminar sobre la vereda de la fuente de agua, hacia el final estaba el tronco solitario de lo que alguna vez fue un árbol. Se erguía orgulloso el pajaro de dulce encanto, con su plumas azules y su canto extraordinario, me acerqué y creí que el dundo mintió cuando dijo que era una mentira, ahí estaba, fácil de alcanzar, al fin y al cabo no caminé tanto para encontrarlo. Era un ave mansa, se dejó tomar entre mis manos, vi como se iba diluyendo, entre mis manos tenía un montón de mierda de cerdo resbalando, suerte que no sentía el olor porque el COVID atrofió mi olfabato. Recordé que existía un antes y un después de la pandemia. La sombra me miró y miró sus propias manos, la observé con desprecio, me recordó a los enanos burlones que se adiestran miserables detrás de los poderosos.

Me despertarón unos objetos cayendo sobre el zinc, alguien bajaba cocos que dejaba caer sobre mi techo, enojada fui hacia la ventana insulté al responsable de tremendo abuso. El tipo quiso insultarme, le dije que hiciera bien su trabajo y dejara el zinc tranquilo.

Recordé al joven enamorado de la chica de ojos verdes, cabello largo, rubia, blanca como porcelana, para él no había nadie más bella. Días antes le dije en broma: !Te va a salir el pajaro del dulce encanto!

Por alguna razón terminaron, después de un año él decidió disculparse para cerrar el ciclo, ya lejos del enamoramiento y observàndola de cerca, sin el afán de besos ardientes e ilusiones, ella le dijo: !No tenemos nada que hablar! Dijiste que mi mamá y yo éramos locas ¿Algo más? En ese momento, le miró los dientes trocados y los ojos biscos, el pelo no era tan hermoso como lo había visto antes y sus manos no eran tan bellas y tersas como en sus ilusiones pasadas. Pensó: !Tenía razón, es un pajaro de dulce encanto!

Caminaba distraída de regreso a casa, era la hora del almuerzo, cuando una motocicleta manejada por una muchacha se vino encima, apenas tuve tiempo de esquivar el golpe de frente, mi espalda fue a dar contra la pared de una casa, el golpe de cabeza sonó a una calabaza rota, no caí, solo sentí que mi espalda crecía aceleradamente, la parte afectada era la que arde siempre. Llegue a casa y me dormí inmediatamente: !Tenía razón hoy es un día de mierda!

Reinventando

Golobina camina de un lado a otro, acaba de llegar a casa, estuvo el fin de semana con su padre y está inquieta. Imagino que desea hacer preguntas, papá tiene la lengua floja y trata de hacerla desistir que siga cobrando a los chicos gay por ir a pasear con ellos. No los considera buena influencia o que sea el obstáculo para encontrar una persona que la tome en serio como pareja, es muy conservador. Le digo que no haga caso, en realidad los chicos pagan las cuentas porque la adoran, es simpática y los presenta con personas educadas. Golobina sabe hilar entre las personas, quienes deben estar con quienes. Cosas que se aprenden cuando tienes la socialización correcta.

Por ahí viene su empuje, cuando lanza el peluche en el aire significa que seré interrogada:

-Mamá ¿porqué me mientes?

-Sobre?

-Tú nunca fuíste prostituta, en realidad siempre has trabajado, aunque nunca digas lo que haces, es trabajo bueno.

-Estabas aún pequeña cuando un tipo se acercó y lo dijo tantas veces que decidí no contradecirlo, bueno no solo él lo dice, en la sociedad cuando te niegas a brindar tus caricias a un hombre él te indilga de eso y muchas cosas, así que más de alguna vez lo escucharás tú misma, quiero que entonces lo tomes como algo que los hombres nos enseñan a asumir para hacernos creer porque no nos respetan, porque no merecemos mejores espacios, porque ellos pueden pegarnos o cortar nuestra libertad, porque para ellos hemos nacidos putas. Entonces sabrás que responder, tu padre te ha enseñado que no todos los hombres son iguales, date tiempo para diferenciar, quien si y quien no. Nunca te de lástima mandar a comer mierda a un tipo que no te respete, ni te expongas a estar con gente que no conoce más valor que el abuso y el dinero.

-Fuera de casa ¿cuentas las mismas historias?

-No, fuera de casa la gente me respeta, me tiene miedo por otras razones, pero saben que no soy prostituta, aquel sujeto que hoy ya está muerto y en paz descanse su alma junto a seres parecidos a su linaje, no se porque lo dijo y ya no puedo saber nada. Creo que algún tiempo me preocupó, pero ya lo olvidé, después de él llegaron otros y otros, él me desprestigió así que sobraban mensajes de tipos pidiendo sexo virtual, anal, oral… Fue divertido por un tiempo, las cosas que a los hombres se les ocurren cuando están solos y la desventajas del internet, porque confunden la amistad, la imaginación en el lenguaje y ya sabes hija, la escritura requiere de creatividad, imaginación y por ahí que quien no lo comprende se toma en serio ciertas historias.

-Mamá, pensé que solo escribías informes científicos ¿me darás a leer tu novela?

-Cuando la regresen los lectores que la tienen hija.

-Estaba bonito jugar Mamá, pero a papá ya no le gusta, él si está molesto por los insultos, dice que eso disminuyó tu autoestima, te deprimió por los mensajes obscenos. Al final fuíste al psicologo, dice que él te aconsejo tomarlo solo como una mala pasada.

-Tu padre es un buen hombre, ¿crees que deberíamos constuir su pérfil y dejarlo como el tipo perfecto?

-No es mala idea, me hubiese gustado tener un padre que me contara tus historias, esas que son las que te hacen llorar cuando crees que no te miro. A nuestro padre imaginario le hago primero las preguntas que quiero hacerte, para no herirte, tienes la mirada de una niña rota.

-Somos felices sin el padre Golobina, tenemos la oportunidad de reinventarlo todos los días.

Quién eres de pérfil?

joven pareja interracial de un hombre negro calvo y un mujer caucásica  tomando una foto de sí mismo en el coastline.selfie tiempo durante las  vacaciones de invierno en la playa Fotografía de

Cuando ya naces con un linaje marcado por no se cuantas generaciones, lo de pendeja no te sale tan fácil, aunque de vez en cuando alguien te mire como una tarada. Mi abuela era muy práctica, si alguien no llevaba comida a su casa no podía dormir en su cama, mi madre me enseñó todo lo que su sabiduría podía aplicar conmigo, aunque fui renegada, no fui partidaria de tomar licor, no dejé que alguien durmiera en mi cama, ni cociné para un susodicho, alguien que desee mis atenciones tiene que saber cocinar o por lo menos pagar la cuenta. No hago malos tratos, sino es material el usufructo, deberá ser pago en influencia y vaya que he conseguido muy buenas, entre otras cosas nadie ha llegado a conocer mis verdaderos clientes.

-Mamá ¿sigues escribiendo tus libro de consejería? No creo que alguien decente quiera leer tus consejos.

-Hija, no existe la gente decente, solo aquellos que se creen decentes.

-Es tu percepción, pero creo que las hay.

-Golobina ¿Quien es ese dientes de marioneta que sale en tu foto de pérfil? ¿Porqué cambiastes tu foto?

-Es el último pretendiente, me pagó un año de universidad por esa foto, quiere que todos vean que tiene una novia guapa.

-Hija, podíamos pagar la universidad con el alquiler de la casa en la playa, no necesitas una foto de pérfil con un calvito, dienton, que de lejos se le ve el narcicismo, por cierto, está muy negro para mi gusto y en esa pose quiere parecer un alfa ¿Crees que conseguirás algo mejor después de esa foto?

-Mamà, no es tan feo, se viste bien y es educado.

-Hija, se viste bien, su narcicismo envanece todo a su alrededor, es un tipo educado superficialmente, desde su sonrisa marioneta puedo decir que es un tipo amigo de nadie y te dará dolores de cabeza. Busca como quitar esa foto de pérfil, no naciste pegada a nadie, que mal habito ese de exhibir a las parejas en las redes.

-Ma ¿Si estuvieras casada no pondrías a tu esposo en el pérfil?

-Valgame Dios, eres tan inocente mi nena, ¿Tú crees que hubiera necesitado un par de testículos que me representen? Nací en un época donde podía pegarle a un hombre sin que me denunciaran a las leyes, no guardo fotos de nadie y espero morir invicta. Golobina, las únicas fotos que están en mi vida son las tuyas, no aceptaría que alguien ocupara un espacio en mi pérfil, un hombre o una pareja no es necesario exhibirla, con cuidarla es suficiente. ¿Quitarás a ese marica de tu pérfil? Hija, después tienes que estar borrando fotos, sube a una red lo mismo que dejas a tu vida, solo aquello que puedas sostener en el tiempo, una relación casual de intercambio comercial no es para publicarse, es para usufructuar y nada más. No enredes negocios con vida privada.

-Ma, ya me pagó por adelantado.

-Podemos presentarle a Luciana, está muy bella y mira, si lo convences que los otros lo van envidiar por esa foto, seguro que el mismo cambia su pérfil primero.

-No es mala idea ¿que pongo de pérfil?

-¿Qué tal una foto con tu madre? En la Universidad dirán !Oh Golobina es un amor con su madre! te dará buena imagen. Eso si hija, solo tienes derecho a usar mi foto un mes, mientras el calvito de dientes afilado y atolondrado se conforma con tener a Luciana en su pérfil, alguien le dirá que se acostó con todo el equipo de futbol, pero ya veremos como se arregla eso.

Mamá ¿porqué nunca te enamoraste? -Piensa Golobina. Luego lo olvida y la ve feliz pintando algo extraño, mamá es distinta, seguro sería muy infeliz si un hombre lograra esclavizarla.

Programación obsoleta

Líneas De Tecnología De Código Binario Gris De Vector, Sistema Binario,  Computadora, Código PNG y PSD para Descargar Gratis | Pngtree

Mami, necesito que tengamos una conversación seria, de mujer a mujer, no quiero llegar a los diez años sin conocer las cosas importantes que hoy se discuten en el planeta.

¿Qué quieres conocer Mita? Me duele la cabeza, a veces la medicina es peor que la enfermedad, pero intentaré ilustrarte, por si tu madre sigue jugando a la esposa agnegada, fiel y sumisa, mientras mueve sus hilos manipuladores con esa vocecita de mamá cantora.

-Deja a mamá en paz, que tú no estarás cuando ella y yo tengamos que controlar a Papi.

-Pregunta, embrión de bruja.

-¿Cómo dijiste?

-Pregunta Mita, eres un amor de ángel.

-¿Haz hecho el amor virtual? Es decir, ¿haz tenido sexo con orgasmo con un ser a quien nunca miras el rostro y dice que eyacula para que tu empieces a gritar con un auyyyyyyy?

-¿Donde viste eso?

-Papi le dijo a mami, que tu dependencia con la compu es por que tu tienes sexo virtual con alguien, considerando que no tienes edad para encontrar un buen pretendiente. Papi dice que tu no disfrutaste la vida como su mami, cuyos amantes la hicieron tan feliz que el barrio escuchaba sus gimientes placeres.

-¿Y que dijo mamà?

-Que ella vigilaría en tu compu para saber con quien tienes sexo virtual, porque te escuchan gemir a la media noche.

-Escucho canción sin miedo y tarareo música en inglés, lo hago bajito para no despertarte embrión de Dios en la tierra. Aunque no me parece que papi tome una ducha y cante en musulman, puesto que ni le gusta la música y es católico.

-Recuerda que eres una invitada, no tienes porque estarlos acechando, no me has respondido ¿Tienes sexo virtual? ¿Te hacen gemir esas sombras virtuales sin rostro?

-Veámos Mita, para que no tengas una versión tonta de Papi. Tengo amigos que les gusta tener intercambios intensos, les ayudó, eso los hace sentir sexualmente activos. En ocasiones me duele la espalda, porque a muchos solo les estimula el sexo escrito, creo que en su juventud leían revista porno o novelas de Ricardo de Santander. Es parte de vivir una madurez sana, tener con quien intercambiar la sexualidad, es algo distinto, compartir una intimidad que tiene su encanto.

-¿Gimes?

-Mita, no me conocen, puedo hacer eso y otras cosas, pero es estimular su imaginación no la mía.

-¿Cómo estimulas tu imaginación Mami?

-Te cuento eso, tu vas y haces trío con mamá-papá, hacen fiesta con mis cosas. Eres como tu madre, fizgona y chismosa.

-Mami, no diré nada de Rigo.

-¿Cómo sabes que se llama Rigo?

-El otro día mamá entro y dejaste la conversación abierta con Rigo, ella se lo contó a papi, entonces él cree que tiene razón. Porque no solo era Rigo, tenías una hoja de excel con un montón de nombres y códigos numéricos ¿Tus gemidos son informàticos?

-Mita, lo de Rigo era intercambio de información importante, menos mal que tu papi solo tiene el shif que le insertó su mamá, creen que todo es sexo. ¿Mis gemidos son informáticos? Que la base de datos tenga códigos significa que a todos los tengo que diferentes categorías: Pelotón de avanzada, pelotón de exploración, ligeros cazadores, escuadra de operaciones especiales y así…. ¿Entiendes?

-¿Y te vistes de militar cuando gimes?

-Duermo con pijama Mita y…. diablos por fin se durmió este engendró de chismes, tendré que invitar al primer jefe de división que dirigió las tropas rusas en la segunda guerra mundial para que la duerma cuando cumpla un año.

Los malos gustos de mami

Acercamiento De Besando A Su Abuela Nieta - Banco de fotos e imágenes de  stock - iStock

-Mami ¿Alguna vez volverás a escribir poesía?

-No lo creo Mita, mi hado inspirador me castigó, dijo que como poeta no servía y como novelista era un desastre, que escribía a cualquier mercachifle pensando que era amor y no eran más que ilusiones.

-¿Cual es la diferencia entre ilusión y amor?

-Según Maturana la ilusión es lo que crees ver pero no lo es y según la Cabala el amor es dar otorgar. Así que una cosa con la otra no se parece.

-Mami, ¿qué importa lo que dijo el hado? Como todos también miente, igual que el mecánico, el desmuelador, el cafetero, el matasanos… ¿Alguna vez conociste a una persona sincera y honesta?

-Pensando bien Mita, todos mienten.

-Entonces escribe Mami.

-No tengo ganas Mita, la ciencia me roba toda inspiración y estudiar budismo, judaísmo al mismo tiempo, te quitan todo deseo, encima me leí todo el compendió de un tal Messier y quedé hastiada de la poesía, no volveré a escribir esas tonterías y menos con el nombre de Mami.

-Bueno Mami, es que eres pendeja, disculpa que lo diga, pero todos saben que él se burla de todos, incluso se ríe de tí, es lo que llaman un espiritu burlón. Mami, la culpable eres tú, como pierdes tiempo en la lectura de gente con cara de mara salvadoreña. Me has decepcionado, confiaba en tu intuición, en tu habilidad para escoger buenas lecturas, mami SE SERIA, escoge bien tus lecturas.

-Mita, hasta de los malos aprendes, ya se que no debo escribir más poesía y que no debo leer gente que se burla de los otros, eso no es ético.

-¿Qué lees ahora Mami?

-En papel leo «Los secretos Negros del Vaticano»

-Mami, porque mejor no escuchas música, sigues tras la conspiración, eso es basura.

-Olvidemos la poesía y las noveles, mejor veré Vinkingos.

-Miércoles Mami, no tienes compostura.

El vuelo en el arte oscuro

10 cosas que no sabías de los Voladores de Papantla - Blog Xcaret - Lee  sobre viajes, gastronomía, naturaleza y cultura en Blog Xcaret

Poco recuerda de aquel año, alguien la invitó al lugar y ahí estaba. Departiendo entre tantas personas absolutamente desconocidas, incluso quien la invitó. No sabía que o como escribir, cantar y decir. Todos eran seres expatriados de algún lugar, igual que ella. Se sentía en el desierto, escapaba de la realidad o del sueño, nada era una certidumbre. Todos reían, charlaban, pero frente a ella solo eran sombras lejanas de las que no entendía sus intenciones, porque cada uno las tenía y ella como siempre era una extraña en ese puerto.

¿Siempre, siempre, no? si, siempre la extraña en cualquier parte, reduse el mundo a simples sombras que ella acecha, para conocerlas, no tenía un propósito, procastinaba por vagancia rutinaria. Estaba ahí cuando llegaron ese par de señores coloquiales, simpáticos, hablantines. Sonrió y les puso rostro como cuando tienes tus muñecos, como un Pinocho el mentiroso o un Piolìn cantando «Me parece que vi un lindo gatito». La imaginación, muy al estilo de Alicia, -Son tus marionetas, solo escucha lo que quieras, ya sabes que todos mienten». Extrañamente todos tenían una esposa llamada Alicia. Todas las esposas se llaman Alicias, estás en el país de las maravillas, el conejo debe aparecer en algún momento o la reina de corazones con sus trampas, todos son jugadores, espectros, sombras y finalmente la pesadilla ¿donde está el totem para despertarte? ¿Es o no un sueño lúcido?

No deseaba flirtear con alguien, pero estaba demasiado solitario el puerto, cuando uno de los señores se metió coloquialmente en su propio sueño, adquirió corporeidad y ella le permitió tener su propia identidad, ¿Otro mentiroso? Obviamente, en el país de las maravillas todos mienten, algunas sombras son parte de un sistema complejo, sino fuesen tan pendejos bien podían elaborar verdaderos algoritmos, pero el lenguaje les limita.

El sueño duró una década, su acompañante siempre interrogando y por lo general respondiendo con mentiras, ella lee el corazón inexistente de las marionetas que por una y otra razón perdieron a causa de sus vicios, pero estàn ahí pagando sacrificios de amor. El puerto de los busca corazones, aunque en este puerto no hay mar, solo ha visto bailarinas con vestidos roji-negros, atardeceres naranja, gente que reza al espiritu santo y uno que otro recitando a Octavio Paz. Lo más impresionante son las sombras voladoras, los mensajeros del sol igual que Helios, vestigio de almas milenarias que conocen el arte del vuelo y la mirada larga del águila, hablan voces impresionantes que tienen invicto el secreto del cosmos, las aguas dulces, la madre profunda desde el insondeable infierno a los jardines señoriales donde los extranjeros impusieron las cadenas.

Su acompañante se aburre por ratos, ella se cansa de hablar de su mal de muelas, él no disimula que la tarea lo tiene harto y se pierde entre las sombras, hasta que algo lo obliga a estar junto a ella. ´¿Saben porque deben estar juntos? No, a ella no le interesa, aburrirse o no juntó a él da lo mismo, siempre, como siempre, ese siempre, como el aún, los pasados, los adjetivos descalificativos y la argucia de la prepotencia, lanzando dardos envenenados y disimulando poco su hastío, la verbigracia en el abecedario de los condenados.

Largos momentos sola le permiten encontrar el totem, al fin, era un sueño lúcido, donde ella podía salir y los otros también. Ellos conocían su totem, las palabras mágicas para abadonar el puerto y finalmente ella encontró el propio, cada vez que retornaba en diferentes formas, muchas sobras habían desaparecido, tenían más tiempo que ella en el puerto y el sueño real era no retornar nunca al espacio. Todos tenían una condena, que solo podía ser cancelada si cumplían sus compromisos o morían en el proceso.

El acompañante ya no está, se ha perdido la otra sombra que llegó con él. Ella retorna, para conocer las nuevas condenas… Es un puerto con muchos lamentos, muchas muertes, inspira el lamento de la madre milenaria que ahora está en el mundo real, las mujeres deámbulan, es un lugar donde los negocios florecen a la luz del día, pero ella solo visita las sombras.

El enigma de Rodas y Helios

El coloso de Rodas es una de las maravillas del mundo más admiradas en la antigüendad, sobre ella escribieron Plinio el Vieno, Polibio y Estrabón. Está dedicada al Dios Helios, (en alguna parte esta ese escrito).

Siempre he creído que existe una relación numérica entre el coloso de Rodas, la estatua de la libertad y la catedral de Washington, pero por el momento no encuentro mis datos, así que no soporto el dolor de cabeza cuando busco archivos perdidos. Estoy en esta lamentable posición, dormir mucho me provoca una sensación de idiotez y dolor.

Helios es el elemento más importante en el sol, así que los antiguos sabían mucho sobre química y bioquímica, sus conocimientos cuánticos no están pérdidos, están a nuestras vista en la geometría sagrada y los códigos numéricos.

En este momento estoy con los demonios en mi cabeza, no puedo me concentrar en nada que no sea la el bendito cuadro que debo armar en menos de un mes, pero me siento así:

De todos modos me gustan los laberintos, pensar en ellos es un ejercicio creativo que me relaja, retornar al minotauro y aunque no encuentras la solución al enigma, encuentras otros enigmas, así que busque una banca en medio del laberinto:

Adoro las galerías de arte, aunque no todo lo que está en ellas me gusta, recientemente encontré algo interesante en una de ellas:

Es arte conceptual, estética challista le dicen los profanos, no me encanta, pero es divertida que muchos jóvenes asisten a verla porque está a vista y paciencia de los representados. Este es un arte verdadero, que expresa el sentir de los que detestan la poca creatividad de algunos artistas conceptuales.

A continuación encontraremos la estética de patios abandonados, una de mis favoritas:

La estética de los detalles, esos detalles donde está la vida y la muerte, la encuentras en las manos, cierto que por muy elegantes que sean algunas galerías, son los detalles lo que te hacen admirar la destreza del artista:

Pero mi día terminó en otro tipo de galería: