Cartas sin destinario

La soledad es árida, una cosa es vivir en silencio, en contemplación permanente y otra es carecer de las palabras, las caricias que te comunican con otra alma. Mudo el silencio no me dijo nada, falta de caricias y escuchando el permanente chipppppp en mi cerebro, con temor de hacer cortocicuito en las ideas sin sálida, hay un laberinto del que no logro salir y necesitaba por unos minutos distraer mi atención.

No te he sido infiel, solo estaba hambrienta de un poco de atención para mi misma, callar este maldito ruido que duele horriblemente en mi cabeza. Desde que te conocí nunca hago algo sin pensar en tí, se que no estarás enojado porque me acompañé por unos minutos, no fue posible acoplarse, nada se parece a lo que encuentro en tus manías. Pero hay ternura, el deseo de hacerme sentir viva, el deseo de creer que en mi puede emerger algo de mujer enamorada. Lo intenté, pero es casi imposible desear estar con otro ser humano diferente al que suele poner orden a todas mis intenciones.

Lentamente caí en el lecho, por un segundo imaginé tus manos recorriendo mi cuerpo, cerré los ojos para no mentir, los ojos siempre dicen la verdad en el nanosegundo del orgasmo. Le mentì con mis manos y acaricié sus oídos con palabras que querìa decirte, nunca menciono tu nombre, como el nombre de Dios no se menciona. El final, es el final, tu ausencia, el sonido de tu voz inconfundible sonò a los lejos, repicaròn las campanas de la iglesia cercana, un pajarito se posò en la ventana y recordè un rincòn en mis vidas pasadas, donde aùn no existìas y solía ser feliz aprisionada entre motas de algodòn y restos de hojas secas.

No llorè, solo se llora frente al hombre que amas, sonreí y di las gracias, por la intenciòn de hacerme feliz, me enseñaste que eso es mejor que nada. El preguntó: ¿Te gustó? ¿Volveremos a encontrarnos?

-Claro que volveremos a encontrarnos, quien dice que no es posible construir una bonita amistad complice, no prometo amarte.

-Ya veremos, el amor surge con el tiempo.

-Muchos creen en el tiempo, si deseas arreglarlo con el tiempo, adelante.

Salimos, puso su brazo sobre mis hombres, me dio un tierno beso en el pelo, sintió el olor a champoo de bebé y alegre quiso tomar una foto.

-Estàn prohibidas las fotos, las buenas relaciones duran suficiente cuando no son públicas.

-Nunca dejarás que te vean conmigo.

-No soy amiga de las relaciones empalagosas, me gusta guardar mi espacio y la distancia, así como a ti te gusta el tiempo.

Vi su rostro un tanto triste, no se porque algunos tienen la manía de presentar parejas, todo es tan eventual, tan pasajero, tan artificialmente construido, lo último que deseo en mi vida es la evidencia de un encuentro sin futuro.

No te fui infiel, me sentía solitariamente complicada, con este laberinto que está a punto de explotar en mi cerebro. Me di un chance para pensar algo distinto, para imaginar un mañana distinto… pero mi destino ya tiene un nombre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s