A mi querido fantasma

Querido fantasma:

Hace muchos años que te encontré en mi despensa de objetos olvidados, recuerdo que huzmeabas en mis rótulos y te reías de mis frases. Te confundí con Gasparin, en mi realidad quería que fueras un fantasma bueno, que podía cuidar de mi en los tiempos de caos que se avecinaban. Pero aprendí contigo que los fantasmas buenos no existen, son expectros que deámbulan por lugares oscuros para intentar apropiarse de las vidas ajenas, ya que no tienen vida propia.

Hace muchos meses que no te veo, te has ido definitivamente a la dimensión que te corresponde en el olvido. Tienes que haber sido muy malo en tu vida para llegar a convertirte en un fantasma, tienes que haber pagado una penitencia muy alta para irte de mi lado, o tuve que hacer algo muy bueno para liberarme de tu presencia. Liberarme era necesario para reintegrarme a la vida, he quemado el lugar de objetos olvidados, para que ningún fantasma se pose en mis umbrales. No porque haya sido malo, sino porque en una vida, solo puedes tener un fantasma y una locura, que hoy me tiene en el manicomio.

Entendí muy poco de tus males, apenas fue posible desdibujar tu rostro y reconocer que aún como fantasma traías desgracias inevitables, el karma nos persigue y finalmente nos convertimos en lo que somos, una sombra que acecha y carga de amargura ancestral el mundo de los otros. Entendí lo de cobrar las cuentas, lo infeliz que se es cuando nadie puede mirarnos, ni tocarnos, ni entendernos, estamos aislados del mundo, expatriados de la vida, explotamos y gritamos pidiendo ayuda, pero el grito se pierde en un universo que tiene su propia marcha.

Desde donde quiera que estés, leerás mis letras, ya se que eres incapaz de amar a alguien que no sea tu propia sombra, que no conoces la consideración, ni la amabilidad de presentarte, pero aún así eras el querido fantasma de una mujer extraviada en los abismos de la locura. Después de tomar tratamiento, tengo la lucidez de una persona adaptada a esta vida, tengo un amigo que me acompaña y comparte mis gustos, que desempacó sus cosas olvidadas y juntos las miramos a la luz del sol. El también está conmigo en el tunel de los enajenados, pero eso es mejor que nada, los locos nos entendemos bien de muchas maneras, esto es preferible a estar refugiada en la amargura de un fantasma.

Te deseo un feliz termino, que alguna vez inicies una vida llena de plenitud junto al amor y que tu aprendas a amar de verdad, no a fingir para luego hacer trampa.

Tu querida gata vagabunda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s