Amo la lluvia

La lluvia me trae remembranzas sobre días lejanos, mis pies en los charcos, el agua recorriendo mi cuerpo y feliz esperando que el río crezca. Cuando el huracán Fifi pasó, la quebrada creció tanto que se colo por nuestra casa, era divertido amanecer, ver los troncos pasar sobre el agua y también se llevaba la basura. Entonces se vino al suelo el árbol de mora, pensé que el bagre ya no tenía donde esconderse, pero el río se lo llevó. En esos días de huracán nadie murió, todos sabíamos como ayudarnos, muchas de nuestras cosas fueron llevadas a otros lugares más alejados, dormimos sobre el agua, la corriente pasaba bajo las camas de madera. Sin embargo, no perdíamos el sueño.

La quebrada ya no crece tanto, hay casas sobre el cauce y me parece que un día no muy lejano, igual que el huracán mich se llevó casas y puentes, otro huracán se llevará esas casitas de zinc tan vulnerables.

Por el momento disfruto la lluvia, las plantas con sus rebrotes y pienso sembrar nuevas especies nativas traídas de la montaña. Amo la lluvia.

Un comentario en “Amo la lluvia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s