FEMINISMO, MUJER JAPONESA EN LA LITERATURA

Mujeres, sociedad y arte en el Japón Desde que, a mediados del siglo VI, se inició la penetración del budismo enJapón y comenzó a llegar una intensa oleada de influencias de la cultura chinaque fueron calando a lo largo de los periodos Asuka (552-645), Hakuhō (645-710) y Nara (710-794)11, la mujer japonesa fue perdiendo paulatinamente […]

FEMINISMO, MUJER JAPONESA EN LA LITERATURA

Julianita

Julianita juega con un carro, su amiguito más pequeño la imita. Al otro lado Miguel hace sus tareas de primer grado, está atrasado, también cansado y solo quiere ir a jugar con Julianita.

Julianita se acerca la visitante Marla, le ha estado observando desde su llegada ¿qué hace aquí? ¿nos dará alguna clase?

-¿Tiene corto el pelo?

-Si lo tengo corto

-Lo prensó atrás

No, responde Marla, mientras le enseña su pelo castaño y entrecanoso.

-Me gusta como se ve

-Pero tu pelo es lindo, lo tenés muy largo.

-Pero lo quiero corto.

Julianita tiene la intención de seguir preguntando para satisfacer su curiosidad, pero llega una maestra y se retira frustrada.

Su mamá llega a traerla, vuelve la mirada curiosa hacia Marla y se pregunta: ¿Porqué se queda? ¿Que viene a enseñarnos?

La mini-ficcionista que soñaba con tener gatos en clase.

Beneficios de tener un gato para los niños

Luciana está pequeña. Con cuatro años es llevada al kinder por su mamá. Le han regalado un pequeño gatito, ahora su inseparable amigo.

-Mami, estarás en casa hoy?

-No mi amor, tengo que trabajar

-¿Quien cuidará a mi gato?

-Nada le va a pasar, lo encontrarás bien.

La mamá de Luciana ve el reloj, es tarde y debe llevar a la niña al kinder. Toma su bolsa, donde lleva la merienda y nota que pesa más de lo normal. No revisa, salen corriendo y de pronto Luciana deja caer la bolsa, antes de tomar un carro. Se cae el gatito. Su mamá lo pone de nuevo en la bolsa y no sucede nada.

A la tarde Luciana estaba castigada y habían escondido su gatito en la escuela, estaba prohibido llevar animales. Su mamá pide el gatito y lo entrega a Luciana. La toma de la mano y comienza a caminar.

Mientras las escuelas no cambien Luciana seguirá teniendo problemas, la vez anterior se llevó la perra con la complicidad de su madre, sin contar las veces que se fue a esconder de la maestra para no recibir clases. Piensa su mamá: -¿Será que en otra escuela la traten distinto?

Siiii, hay otras escuelas diferentes, Luciana fue aceptada en una escuela donde les dejan jugar con sus animales, les dan merienda y les enseñan a hacer teatro. Luciana se hizo teatrista y después aprendió a escribir cuentitos de 10 líneas. Su madre pensó: -Algún día será minificcionista.

Luciana piensa: -Un día todos los gatos podrán venir a la escuela, también los perros y los pericos. Cuando no existan presidentes, ni maestras, ni directoras. Le diré a mi mamá que nos de clase en casa.

Lo imposible

Puede ser una imagen de cielo

“En lo profundo de tus ojos veo una galaxia.

Tus abrazos son la nave que me conduce a través del vasto universo.

Respiro a través de tus besos y tu piel es la luz que me calienta.

Sin duda, eres ese deseo en una estrella fugaz

y estoy seguro que estas no existen,

pero tú, eres real y me devolviste la fe en lo imposible”.

-J. Morfil

Volver a casa

Joseba Sarrionanda

Lagrán Instagram posts - Gramho.com

Volver a casa
Con los mapas del tesoro bajo el brazo
dejé mi casa y caminé
por los escondrijos del miedo en busca
del canto de las sirenas
No encontré en mi viaje más que grises
piedras de pedernales infectos nidos de mirlo en lo más recóndito
de las selvas negras
Cuando el tiempo agotó el camino y regresé a casa
era nueva la madera de la puerta y
estaba cambiada la cerradura.

El brazo del manco

Puertas que abren espacios, puertas que nos cierran todos los espacios,
después de noches pasadas anhelando el día, días anhelando la noche,
panes que no hemos comido se enmohece
en mesas lejanas; país que no aparece en los libros de geografía, nuestro país,
hueco en el que caído, hueco que nos socava, beso que no recibimos, beso que se ahoga en la fosa de los besos que no damos
palabras que decimos, granos de uva tan agrios
como las palabras que callamos;
certezas que no tenemos, nuestras únicas certezas de verdad.
Todo ausencia, todo carencia y todo dolor, como el brazo de un manco.

JOSEBA SARRIONANDIA

Más bellaco que la puerta de Chamorro | La Tribuna del País Vasco | El gran  periódico digital del País Vasco

Miladis Hernández Acosta (Cuba) — ATUNIS GALAXY POETRY

Miladis Hernández Acosta (Cuba)   Miladis Hernández Acosta (Guantánamo, Cuba, 1968). Poeta, editora, crítica y ensayista. Licenciada en Historia por la Universidad de Oriente. Ha publicado el ensayo: Las náufragas porfías (Ed. Primigenios. Miami, 2020 y Ediciones Loynaz, Pinar del Río, 2016). Los poemarios: La niebla del paraíso (Ed. DMcPherson. 2021); Viento de cenizas […]

Miladis Hernández Acosta (Cuba) — ATUNIS GALAXY POETRY